Los Residuos de Construcción y Demolición (RCD) ganan peso dentro de la economía circular

  • 27/10/2021
  • España

El reciclaje de materiales como el plástico, el cartón, el vidrio o los metales son unos de los más escuchados en el mundo de la gestión de residuos. Sin embargo, existe un segmento que cuenta también con un gran potencial y que parece estar ciertamente olvidado. En este caso, nos referimos a los residuos generados dentro del sector de la construcción y la demolición (RCD). Estos residuos han de encontrar una segunda vida donde poder aportar valor y tomar protagonismo dentro del marco de la economía circular. 

Asimismo, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística, los residuos de construcción y demolición ascendieron a 21.579 miles de toneladas. Ya en 2008 se reguló en España a través del Real Decreto 105/2008 la producción y la gestión de esta categoría de residuos.  

Uno de los aspectos que contempla este Real Decreto en las obligaciones del productor es incluir en el proyecto las operaciones de reutilización y valorización de estos desechos. ¿Qué significa valorizar los residuos?  Según la Directiva 2008/98/CE se trata de “cualquier operación cuyo resultado principal sea que el residuo sirva a una finalidad útil al sustituir a otros materiales que de otro modo se habrían utilizado para cumplir una función particular, o que el residuo sea preparado para cumplir esa función, en la instalación o en la economía en general”.  


Desde el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) han creado un catálogo de aplicaciones de los residuos de construcción y demolición reciclados que puedes consultar y filtrar con diferentes opciones. Ver catálogo de residuos CEDEX. Como bien se dice, el concepto de construcción y demolición hace referencia a las actividades ligadas a la construcción, a la reparación, a la reforma o a la demolición de un bien inmueble (edificios, carreteras, puertos, aeropuertos, ferrocarriles, presas etc.). Además, los trabajos que modifican el terreno o el subsuelo se incluyen en esta lista, por ejemplo: las excavaciones.  

La identificación de los residuos a generar se codifica según los códigos de la Legislación Europea de Residuos (LER) y los más habituales son los siguientes: 

- 01 residuos de la prospección, extracción de minas y canteras y tratamientos físicos y químicos de minerales.  
- 07 residuos de procesos químicos orgánicos. 
- 08 residuos de la fabricación, formulación, distribución y utilización (FFDU) de revestimientos (pinturas, barnices y esmaltes vítreos), adhesivos, sellantes y tintas de impresión. 
- 13 residuos de aceites y de combustibles líquidos (excepto los aceites comestibles y los de los cap. 05, 12 y 19). 
- 14 residuos de disolventes, refrigerantes y propelentes orgánicos (excepto los de los capítulos 07 y 08). 
- 15 residuos de envases; absorbentes, trapos de limpieza, materiales de filtración y ropas de protección no especificados en otra categoría. 
- 16 residuos no especificados en otro capítulo de la lista (Vehículos de diferentes medios de transporte, Pilas y acumuladores, …) 
- 17 residuos de la construcción y demolición (incluida la tierra excavada de zonas contaminadas). 
- 20 residuos municipales (residuos domésticos y residuos asimilables procedentes de los comercios, industrias e instituciones), incluidas las fracciones recogidas selectivamente. 

Este tipo de residuos proceden en su mayoría de derribos de edificios, de rechazos de los materiales de construcción de las obras de nueva planta y de obras/reformas en urbanizaciones, también conocidos como “escombros”. Y, a pesar de que el tratamiento de los escombros ha evolucionado, una gran parte de estos residuos son transportados a vertederos sin ser tratados, generando un impacto medioambiental negativo y dejando de lado la extracción de materiales reutilizables. Incluso, se debe observar la evolución del flujo de residuos RCD generados para poder así optimizar la gestión de los mismos. Las últimas cifras correspondientes al año 2018 muestran que la generación de estos residuos aumentó en un 105,3% respecto al año 2014 y la cantidad total de toneladas generadas fue de 14.697.525, afirmando que la tendencia de esta categoría se encuentra en constante crecimiento.  

En conclusión, la generación de RCD aumenta cada vez más y esto obliga a los sujetos de la economía circular a gestionar los residuos de la mejor manera posible. Como dato curioso, las viviendas que ocuparemos en un futuro no muy lejano estarán diseñadas y compuestas por elementos recuperables casi en su totalidad y muchos de los gestores de residuos tendrán que afrontar nuevos retos, optimizando la reutilización del residuo y generando valor y riqueza.

Encantados de conocerle.

Regístrese en ScrapAd, la forma más fácil de comprar y vender chatarra.

Solicite una demo

Rellena el formulario y uno de nuestros especialistas te llamará para saber cómo ScrapAd te puede ayudar a optimizar la compraventa de tus materiales reciclables.        

¿Quiere estar al día de lo que necesita?

Con la nueva sección "Mis alertas" podrá configurar alertas con múltiples criterios de búsqueda. Cuando un usuario de ScrapAd publique un anuncio que responda a lo que ha definido en su alerta, se le notificará vía email. ¡No se pierda nada!

Configuración de cookies